Screen width of at least 320px is required!
/

Mi gozo en un pozo

Laura: Cuando el barco Aquarius surca el mar Mediterráneo en busca de migrantes en una patera a la deriva, pueden pasar dos cosas. La primera, que los migrantes estén vivos. La segunda, que pese a los esfuerzos, algunos de ellos, o todos, estén muertos.
Guillermo: ¡Uf! Los migrantes deben pensar: vivos, pero… mi gozo en un pozo.
Laura: ¿Tú crees que si sobreviven piensan “Mi gozo en un pozo”? Claro que no saben si van a ser deportados o no, ya que muchos países europeos rechazan acoger a los supervivientes
Guillermo: ¡Qué triste! No sé qué va a pasar con este tema de la inmigración en Europa. Cada vez que veo la televisión o leo las noticias, me pongo de mal humor. Creo que es muy lamentable. Sueños rotos, desolación, muerte
Laura: Afortunadamente, la situación en 2018 ha sido muy distinta a la de años anteriores. En 2015 intentó llegar a Europa, cruzando el Mediterráneo, el triple de gente…
Guillermo: Sin embargo, cada incidente y cada desembarco relacionado con la inmigración echa leña al fuego de este debate, fractura la Unión Europea y genera una especie de histeria colectiva.
Laura: Muchas veces, con creencias erróneas… Suerte que la intervención en casos como el del Aquarius nos ayuda a entender normas establecidas y evitar falsas polémicas que suelen conducir a la insolidaridad y a la xenofobia…
Guillermo: Por cierto, el Aquarius está tripulado por una ONG francesa, ¿verdad?
Laura: Sí, es el buque insignia de la ONG SOS Méditerranée y de las labores de rescate en el Mediterráneo, y está financiado por la sociedad civil.
Guillermo: Si no recuerdo mal, era un barco que a finales de los setenta efectuaba prospecciones petroleras en alta mar.
Laura: También ejerció como guardacostas alemán y fue utilizado en el sector eólico. En su reconversión como buque de rescate ha llevado a cabo muchas operaciones de salvamento.
Guillermo: El Aquarius es la prueba de que la sociedad civil europea puede movilizarse para salvar vidas.
Laura: ¡Mantenerlo cuesta 11.000 euros diarios! El 95% está financiado por donaciones y el resto por filántropos. Pensé que los gobiernos europeos lo subvencionaban, pero cuando me enteré… ¡Todo mi gozo en un pozo!
Guillermo: ¿Y qué les ocurre después a los migrantes recogidos?
Laura: Depende… En 2018, el recién estrenado gobierno español acogió en solitario a 630 inmigrantes rescatados por el Aquarius. Fue una acción muy criticada
Guillermo: Lo recuerdo… Por un lado fue una loable respuesta humanitaria. Pero por otro lado no contó con la coordinación que requiere un salvamento de este tipo.
Laura: En agosto de 2018, Barcelona puso a disposición de las ONGs puertos para acoger al Aquarius con 141 inmigrantes que rescataron frente a las costas de Libia…
Guillermo: El problema es que el Estado español es quien tiene las competencias en inmigración y quien puede autorizar la acogida de esta gente.
Laura: Sí… Sobrevivir a condiciones infrahumanas, ser rescatados en el mar, tener la ilusión de que alguien los acoja, y después… ¡Todo mi gozo en un pozo! Y muchos, de vuelta a casa
Guillermo: La acogida está regulada por la protección internacional y tiene un recorrido legal.
Laura: Bueno, ¿quién sabe? Dicen que mientras hay vida, hay esperanza. Lo importante es que la sociedad civil, con iniciativas como la del Aquarius, salve vidas y reviva el concepto de solidaridad.