Screen width of at least 320px is required!
Speed 1.0x
/
Saludos, queridos oyentes. Mi nombre es Renzo y, además de darles a todos una calurosa bienvenida a nuestro programa, quiero desearles un muy feliz año nuevo. Espero que este 2022 nos brinde muchas más alegrías y momentos felices para compartir que los dos años anteriores. Estoy totalmente convencido de que así será. Aunque lo cierto es que todos tendremos que afrontar nuevos retos durante los próximos meses. Y si no, que se lo pregunten a los brasileños, quienes este 2022 deberán acudir a unas elecciones presidenciales que se avizoran llenas de tensión. También bastante enrarecido está el ambiente en Rusia, ya que allí Vladimir Putin está intensificando la represión en contra de la disidencia política. Todo ello será abordado durante la primera mitad de nuestro recorrido. A continuación, prestaremos atención a Marjorie Taylor Greene, la polémica congresista republicana, amante de las teorías conspiratorias, que acaba de sufrir un duro revés propinado por Twitter. Y ya para finalizar el programa, centraremos nuestra mirada sobre otro personaje que tampoco deja a nadie indiferente, aunque esta vez relacionado con el mundo de la música urbana: el extravagante rapero colombiano J Balvin. Comencemos...

Jair Bolsonaro, a la búsqueda del electorado evangélico

5 January 2022
Jair Bolsonaro, a la búsqueda del electorado evangélico
BW Press / Shutterstock.com
Debo confesar que los millones de fieles pertenecientes a las diversas iglesias evangélicas siempre me han parecido un tanto curiosos. Por un lado, se oponen frontal y visceralmente al aborto y a la eutanasia; pero por otro, suelen apoyar con firmeza la pena de muerte, y muchos de ellos son grandes aficionados a las armas. Eso me hace pensar que, para ciertos creyentes, el asunto no gira en torno a la sacralidad de la vida humana, sino que se basa en un curioso convencimiento: algunas vidas son, a sus ojos, mucho más valiosas que otras. Otro aspecto que me llama bastante la atención es el hecho de que aparentan seguir a rajatabla las enseñanzas difundidas por Jesús, quien, como todos sabemos, condenó la avaricia y la excesiva acumulación de riquezas. Quizá estoy equivocado, pero siempre me he imaginado a Jesús como una especie de revolucionario izquierdista. Es por ello que me confunde un poco saber que los líderes mejor valorados por los evangélicos suelen ser bastante derechistas y con grandes fortunas, o al menos con cuantiosos ahorros en sus cuentas bancarias.

Pero supongo que también podemos hallar contradicciones similares en los fieles de otras muchas iglesias alrededor del mundo. En cualquier caso, el crecimiento exponencial de los creyentes evangélicos a lo largo y ancho del continente americano durante los últimos tiempos ha hecho que algunos políticos, en su afán por alcanzar y retener el máximo poder, tomen en mucha consideración a este importante segmento poblacional. Ya lo hizo Donald Trump durante sus dos campañas electorales. Y ahora también lo está haciendo el brasileño Jair Bolsonaro, quien teme perder las próximas elecciones presidenciales, pautadas para octubre del año que viene, ante la más que probable candidatura de Lula da Silva. Bolsonaro, de hecho, lleva bastante tiempo lanzando guiños al electorado evangélico. Lo demostró al principio de la presente legislatura, en enero de 2019, cuando nombró a Damares Alves, una antigua pastora de una iglesia evangélica, para dirigir el Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos. A día de hoy, Alves es uno de los poquísimos miembros originales del Ejecutivo que aún no han sido destituidos por el irascible Bolsonaro. Luego, hace tan sólo un mes, el presidente brasileño envió una nueva señal destinada a seducir a este sector ultraconservador. Cumpliendo una de sus promesas electorales, Bolsonaro escogió a un juez "terriblemente evangélico" (según sus propias palabras) para ocupar uno de los once asientos que conforman el Tribunal Supremo Federal. Hablamos de André Mendonça, quien también se desempeña como pastor de la poderosa Iglesia Presbiteriana brasileña.

Es bastante probable que, a medida que se aproximen las elecciones, Bolsonaro intensifique aún más sus guiños al electorado ultraconservador. Y es que el presidente sabe que necesita con urgencia, casi con desesperación, esos millones de votos si quiere revalidar su mandato. Creo que seguiremos presenciando más situaciones curiosas en los próximos meses.

End of free content.

To access this material, please LOG IN.

If you don't have a subscription, please click HERE to sign up for this program.

Apps require subscription to log in