Screen width of at least 320px is required!
/

Grecia concluye el rescate financiero

Este lunes, Grecia completó el tercer y último rescate financiero que ha recibido el país en ocho años. Tras recibir la cifra récord de 320 mil millones de euros en préstamos durante los años de crisis, los líderes de la Unión Europea ven con optimismo el fin de la dependencia financiera.

Las autoridades de la Eurozona aseguran que Grecia no necesitará más programas de rescate “gracias al extraordinario esfuerzo de la gente”, “la cooperación del actual gobierno” y “el apoyo de los socios europeos”. Las encuestas, sin embargo, indican que tres cuartos de la población cree que los rescates han causado más daño al país y que la economía va por mal camino.

Si bien la economía empieza a crecer gradualmente, los años de austeridad financiera han dejado impuestos muy altos y sueldos un 30% más bajos que en 2008. Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, un tercio de la población griega ha quedado debajo de la línea de pobreza.

Noé: Aquí hay algo que no cuadra, María. La Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional... todos dicen que ésta es una noticia para celebrar. Pero en Grecia nadie parece tener razones para hacerlo.
María: Bueno. Está claro que, tras un proceso tan largo, las cosas no cambian de un día para el otro. No creo que haga falta celebrar. Pero sí agradecer que termina un período oscuro. Los griegos ahora pueden empezar a mirar hacia adelante con mayor esperanza.
Noé: ¿Te parece, María? ¿Cuánta esperanza pueden tener? El desempleo aún sigue arriba del 20%; el costo de vida es alto y los salarios no alcanzan. Millones de personas han acumulado deuda; miles de empresas han cerrado sus puertas; y los jóvenes han huido a otros países en busca de empleos, dejando una población más avejentada.
María: Por supuesto, hay mucho que mejorar. Estamos hablando del “Grexit”, una crisis que puso en peligro la existencia del euro como moneda internacional. Una crisis que también se vivió en Portugal y España, en Chipre e Irlanda. Es lógico que la recuperación sea lenta.
Noé: Pero, ¿qué cambiará? Todo indica que las medidas de austeridad continuarán por muchos años, con impuestos altísimos. El fin del rescate es simbólico, porque la deuda se seguirá pagando hasta el año 2060.
María: Con la diferencia de que ahora Grecia recupera su independencia y podrá imponer sus propias medidas económicas. ¡Seamos optimistas!