Screen width of at least 320px is required!

“Ya no hay marcha atrás” — There’s no turning back

“Un camino largo y accidentado” — A long and bumpy road

“Caer en desgracia” — Fall from grace

“Vamos al grano” — Let’s get down to business

“Recortes de periódico” — Newspaper clippings

“Me estás tomando el pelo” — You’re pulling my leg

“Nace una leyenda” — A legend is born

“Una mentira lleva a otra” — One lie leads to another

“Nada que perder” — Nothing to lose

“De nuevo en el camino” — On the road again

“El fin del mundo” — The end of the world

“Náufrago” — Castaway

“Flamencos verdes” — Green flamingos

“Todo es belleza” — Everything is beauty

“La belleza es todo” — Beauty is everything

“Invitado de honor” — Guest of honor

“Un hombre nuevo” — A new man

“Relaciones públicas” — Public relations

“Abre los ojos” — Open your eyes

“Hierba milagrosa” — Miraculous herb

“El héroe prometido” — The hero that was promised

“Agente Doble” — Double Agent

“Una oferta que no puedes rechazar” — An offer you can’t refuse

“El precio de la belleza” — The price of beauty

“Territorio desconocido” — Uncharted territory

Speed 1.0x
/

“Recortes de periódico” — Newspaper clippings

“Recortes de periódico” — Newspaper clippings
Estuve un poco nervioso en el momento en que abrí el sobre. Un efecto de la adrenalina. En un instante, este curioso evento se convirtió en algo muy serio. Un paquete puede llegar por error, ¿pero dos? No fue una coincidencia. Abandoné esa noción. Y por un breve momento, sentí nuevamente ese instinto de periodista.

Dentro del sobre encontré... recortes de periódico. Primero, estuve desilusionado porque no fue algo más... espectacular. Pero, luego comencé a leer los títulos:



Ministerio de Belleza inaugura tres nuevos parques arco iris

El chef personal del líder supremo es premiado por sus avances en la gastronomía existencialista

Grupo de rebeldes separatistas es capturado y acusado de sabotaje



¿Qué? ¡No comprendí nada! Los títulos: ¡ridículos! Y los artículos también: ¡absurdos! Escritos en un estilo de prosa poética... Una publicación satírica, ¿quizás? Fue entonces que noté el nombre del periódico: La Gaceta de Anayansi.

Qué nombre más... inusual. Extraño pero también… familiar.

Buscar “Anayansi” en Internet no funcionó. No encontré ni un solo pueblo o publicación con ese nombre. Descubrí que es un nombre popular de mujer en algunas partes de Latinoamérica. Originalmente, fue el nombre de la indígena panameña quien fue concubina del conquistador Vasco Núñez de Balboa. Interesante, pero probablemente no relevante.

Abandoné la búsqueda, pero no pude dejar de pensar que yo había oído ese nombre antes... “Anayansi”...

Examiné el sobre otra vez y noté que aún había algo adentro. Un pequeño collar hecho de perlas azules, redondas y de diversos tamaños. Una pieza simple pero bella.

Puedo vender ésto,” pensé.

Justo entonces, mi teléfono timbró. La sorpresa me hizo saltar un poco. Fue Marta quien llamó.

“¡Debes tener buenas noticias para llamar tan pronto!” le dije, bromeando. “¿Qué opinas, somos ricos?”

Flamenco.”

“¿Perdona?”

Un flamenco. ¿Se para en una pata? … La pluma que trajiste le pertenece a Phoenicopterus ruber, el flamenco caribeño.”