Screen width of at least 320px is required!
Loading...

Ser otro cantar

Marta: Esta noche he dormido muy poco, Rylan. Te aseguro que con persianas hubiera sido otro cantar.
Rylan: ¿Con persianas hubiera sido otro cantar? ¿Qué quieres decir?
Marta: Es que… me fui a pasar un fin de semana con unos amigos a la playa. ¡Las ventanas de mi habitación no tenían persianas! Nos acostamos muy tarde, ¿sabes? Y a las cinco de la mañana, con los primeros rayos de sol, ¡ya estaba despierta!
Rylan: ¿Persianas? ¿Esas enrolladas? Excepto en España, yo nunca he visto persianas enrolladas como esas. Con un cajón encima de la ventana que se pliegan o despliegan, ¡por el exterior de la ventana, no el interior! Increíble... Las he visto con una cinta, con manivela e incluso con un motor, sobre todo para las más grandes que pesan muchísimo.
Marta: ¡Las persianas enrolladas son el mejor invento del mundo! Tener persianas en tu casa es otro cantar. Te dan privacidad, te protegen del sol, del ruido, posibles ladrones y sobre todo de las luces de la calle y el sol de la mañana... ¡Tienen muchísimas ventajas!

End of free content.

To access this material, please LOG IN.

If you don't have a subscription, please click HERE to sign up for this program.